ESPACIO DE VIDA

Si necesitas, si buscas un espacio para poder compartir, poner palabras a todo esto que está pasando, CUENTA CON NOSOTROS. El Equipo de Pastoral está ahí para poder acompañarte en este momento.

Como si empezara a salir de un sueño, así me siento, Señor Jesús. 

Comienzo a saborear el alba de un nuevo amanecer, y es como la paz después de la tormenta.  

Ahora sé que después de la tempestad viene la calma. 

Señor Jesús, Señor del sosiego y de la serenidad, acompáñame en este nuevo camino que estreno. 

Yo quiero poner mis ojos dentro. Quiero abrir los ojos del corazón y con “nuevos ojos de ver” mirar la luz y buscar el bien y la belleza, la verdad y el amor, en mi corazón escondido y silencioso. 

Quiero Señor, construir mi vida desde la Vida. 

Quiero levantar mi vuelo desde una libertad responsable. Quiero hacer verdad en mi camino desde la Verdad. Quiero Señor, vivir el amor y el servicio desde el Amor. Te necesito, Tú que eres la Respuesta a mi búsqueda. 

Señor Jesús, yo quiero un sentido para mi vida, quiero crecer en búsqueda de razones y sentidos para mi existencia. 

Quiero encontrar el modelo de ser hombre. Quiero, Señor Jesús, orientar mi vida, darle rumbo. Quiero saber la razón de mi origen, de dónde vengo. Quiero que el río de mi vida tenga en ti su manantial.  Quiero saber la razón de lo que haga en la vida. 

Si necesitas, si buscas un espacio para poder compartir, poner palabras a todo esto que está pasando, CUENTA CON NOSOTROS. El Equipo de Pastoral está ahí para poder acompañarte en este momento. 

Nos dice la Palabra: 

“Yavé iba delante de ellos señalándoles el camino: de día iba en una columna de nube; de noche, en una columna de fuego, iluminándolos para que anduvieran de noche como de día. “ Ex  13,21 

Abierto: Todos los días.

Horario: El del corazón. 

Tarifa: La de Jesús, Amor a raudales. 

¿Para quién? Para todos los que necesiten un espacio, a alguien con quien compartir y contrastar su vida a la luz de Jesús de Nazaret. 

SI LO NECESITAS, TE ESPERAMOS 

Integrantes del Departamento de Pastoral

Wilmer Andrés Vargas Mazo
Wilmer Andrés Vargas Mazo
Ley Lind Martínez Escobar
Ley Lind Martínez Escobar
Luz Stella Álvarez Mahecha
Luz Stella Álvarez Mahecha
Yirly Johana Lara Tibaduiza
Yirly Johana Lara Tibaduiza
Hna. María Begoña Escudero Redondo
Hna. María Begoña Escudero Redondo
Hna. María Nela
Hna. María Nela

Testimonios 

Queremos compartir con ustedes los testimonios de los integrantes de la familia del Colegio de Nuestra Señora del Buen Consejo de Bogotá y su mensaje para transformar de manera positiva a la sociedad.

La Congregación de Agustinas Misioneras es una rama de la Orden Agustiniana (O.S.A) que reconoce a San Agustín como Padre y Maestro y se acoge a su Regla y Espiritualidad. La espiritualidad de San Agustín constituye el primer factor del Carisma Congregacional, común a toda la familia agustiniana.

Fue fundada en Madrid, España, el día 6 de mayo de 1890, por un grupo de tres mujeres sencillas, Agustinas Terciarias del Beaterio de San Agustín de Barcelona: Madres Querubina Samarra, Mónica Mujal y Clara Cantó, quienes conjugaban la serenidad contemplativa con el servicio docente.

Remontándonos un poco más a los orígenes, en el año 1883, un grupo de Agustinas Terciarias del Beaterio de Barcelona, nos mostraron su audaz y voluntaria respuesta a una necesidad concreta de la Iglesia, asumiendo con ejemplar disponibilidad las misiones en el Archipiélago Filipino, para encargarse de la educación de las niñas huérfanas a causa de la peste del cólera.

Unos años después, en 1890, Querubina, Mónica y Clara, se equiparon de incondicional disponibilidad y abandonaron su apacible retiro del Beaterio, para fundar un noviciado en Madrid con la finalidad principal de formar religiosas para ser enviadas como misioneras a Filipinas y poder dar atención a las huérfanas. Es así como nace la Congregación de Agustinas Misioneras cuando dicha comunidad, que además de la formación atendía un orfanato de niñas en aquel mismo lugar, fue canónicamente constituida, el día 6 de mayo de 1890.

Somos una Congregación de vida apostólica. Profesamos seguir a Cristo en castidad, pobreza y obediencia, según la espiritualidad de San Agustín, expresada principalmente en la Regla y en nuestras Constituciones.

¡Síguenos en nuestras redes sociales!