Ubicado en Bogotá con educación preescolar, primaria y bachillerato, calendario A, mixto, formación en  inglés intensivo y valores, ICFES Muy superior (A+)

La educación y la formación familiar,  una tradición que debe continuar

Hola, buenos días, buenas tardes, buenas noches, gracias y por favor ¿Son reconocidas estas palabras para ustedes?

 

Bien, pues comencemos. Buenos días para todos los lectores; tal vez son reglas, tal vez son modales, pero indudablemente son la clave para tener una buena comunicación con la familia, con los compañeros, con los profesores y con todos nuestros amigos.Alumnos niños y niñas de preescolar pintando en el jardín con su maestra

 

Nuestro comportamiento dice mucho, nuestras palabras reflejan nuestra personalidad, y sin duda alguna el silencio comunica aun más de lo que creemos; hoy nuestro ritmo de vida y el ritmo de la ciudad a la gran mayoría nos convierte en personas con pensamiento individualista: Primero yo, segundo yo y tercero yo, y hemos olvidado pequeños actos tan valiosos como saludar a los demás y por supuesto dar las gracias.

 

Si por algún motivo sus hijos cometen un error, ustedes deben guiarlos por el mejor camino, deben enseñarles un gesto que podría alegrar y mejorar el diario vivir de la sociedad, estamos hablando de aprender a pedir disculpas. Este gesto de humildad refleja las buenas pautas de crianza, la confianza y seguridad de  nuestros hijos. Refleja la calidad humana que nuestros niños y niñas tienen. Todo esto inculcado desde el hogar; si enseñamos a nuestros pequeños a realizar actos que construyan un mejor país, de seguro que sus hijos en el futuro serán quienes agradezcan la manera en la cual ustedes fortalecieron esos conocimientos en ellos.

 

Hoy hacemos una invitación a todos nuestros lectores, hagan una pausa en las actividades que estén realizando, haga un alto en el camino… tranquilo ya tendrá tiempo de continuar esta lectura, salude a la primer persona que encuentre y pregúntele ¿Cómo está? …Bien, este no es un manual de comportamiento, simplemente es una manera de alegrar la vida de los demás y una forma de recordar que somos personas comunicativas, alegres, con sentimientos, personas que hacen lo posible para hacer sentir bien a sus seres queridos y sobre todo somos amables.

 

En el colegio y en la casa  se refuerza este hábito, pero sobre todo en este último lugar es donde papá y mamá deben hacer todo lo posible para que su niño o niña aprendan y obtengan estos dones, fácilmente en la casa se construye la personalidad y los buenos hábitos, pero si descuidamos esta labor tan importante estaríamos de construyendo el futuro de nuestros propios hijos; enseñemos a saludar, enseñemos a pedir el favor y sobre todo enseñemos a nuestros pequeños a dar las gracias.

 

Cierto cantante decía “No tienen idea de cuánto nos parecemos, así que saludémonos si en la calle nos vemos”  Ustedes como primer autoridad y como los ejemplos a seguir deben dar muestra a los niños de la cualidades descritas en este texto, de esta manera en cualquier contexto en el que hoy o mañana se desenvuelvan van a ser siempre los mismos, van a ser las personas que le dan esperanza al mundo y serán el motivo por el cual todos tendremos una razón para sonreir.

 

Luis David Sierra Hernández

© 2017 - Todos los derechos reservados. Colegio de Nuestra Señora del Buen Consejo.

Calle 104 No. 17 - 22      PBX: 256 29 63     Móvil: (312) 585 29 80

 

Horario de Atención: Lunes a Viernes: 7:00 a.m. - 12:30 p.m.

Sitio diseñado por