Ubicado en Bogotá con educación preescolar, primaria y bachillerato, calendario A, mixto, formación en  inglés intensivo y valores, ICFES Muy superior (A+)

Aprender todos los días de los hijos

Maestra de preescolar con dos de sus alumnos en el parqueLas ciencias humanas a lo largo de nuestra historia han buscado la respuesta a cientos de cuestiones que agobian al mundo entero, una de ellas está directamente relacionada con la crianza de los niños y las niñas, ¿cuáles son las pautas a seguir? ¿cómo debo actuar frente a mi hijo? ¿cómo educarlos? Estas y muchísimas más preguntas angustian a las personas que son padres y a las que están por serlo; se han recopilado datos que aglomeran un sinnúmero de conceptos y de maneras de actuar que son muy importantes para la formación y la educación de los pequeños; afortunadamente no son la única alternativa para la crianza de los niños, a decir verdad, no existe una respuesta exacta que permita dar directrices a cada persona.

 

Dentro del mundo de los niños en edades tempranas se desarrollan habilidades cerebrales que permiten a ellos estar mucho más activos a comparación de nosotros los adultos, y es por ello que solemos escuchar frases como: “el niño es inquieto”, “él no sigue instrucciones”, “no me hace caso”, “es terrible”, “es diferente a los demás”, “no se comporta como debe ser” y muchas otras que hacen parte del diario vivir de los Colombianos con hijos. Deben recordar que no por tratarse de una condición innata y natural de los niños podemos dejar que estas conductas de comportamiento avancen sin un seguimiento y un control por parte de los papás, y es por ello que la pregunta que aquí planteamos es ¿debemos ser estrictos o permisivos a la hora de educar a nuestros hijos?, es sin duda alguna una pregunta muy evitada en el entorno educativo; pero es necesario tomar un tiempo para analizar esta situación que nos permite comprender nuestro actuar como padres.

 

Por un lado si se es totalmente estricto como lo plantea la pregunta solemos incurrir en errores grandes que a futuro van a reflejar la personalidad de los niños negativamente; diariamente solemos escuchar o ver noticias frente a los castigos extremos a los que se han expuesto a cientos de niños en el país, castigos que perjudican físicamente a niños y niñas sin justificación válida para estas acciones. Estas son situaciones extremas a las cuales por ningún motivo se debe llegar; pero no solo los golpes nos hacen padres demasiado estrictos, el maltrato psicológico que enfrentan muchos niños también hace parte de esos errores a los que se llegan, pero entonces ¿cómo educar sin llegar a ese tipo de situaciones?, aquí viene la otra cara de la moneda.

 

Hacer feliz a los niños es una de las tareas en las que se enfocan la gran mayoría de los padres; consentirlos, acompañarlos, regalarles, aprobar sus actuaciones entre otras acciones son comúnmente aplicadas. Todas estas acciones fortalecen el vínculo afectivo de los niños con sus padres e incluso hacen que las personas adultas cambien su temperamento y comportamientos fuertes que pueden presentar. Hasta ahí todo muy bien, pero el momento de verdadera tensión llega cuando los niños identifican el carácter, el actuar de sus padres y cuando descubren que tienen la ventaja frente a las decisiones que se toman en casa; el ser permisivos como papás ocasiona todo tipo de problemas convivenciales dentro y fuera de la casa. Aparecen las personalidades egoístas, autoritarias, imponentes y problemas de comportamiento que no son para nada fáciles de tratar. Como se indicó al principio de este texto existen muchas orientaciones que brindan lineamientos o conductas a seguir, pero no aplican para todos los seres humanos; recuerde, su hijo es único y debe comprender su personalidad, debe guiarlo en los pasos que dé en la vida así como sus padres lo hicieron con cada uno de ustedes.  Sea paciente, amoroso, delicado, alegre, divertido, y también sea comprometido; sea responsable, eduque con el ejemplo, pues es usted la guía para los niños. Establezca límites, asigne responsabilidades y actividades con plazos estimados, y dé a sus hijos el trato que todos ustedes desean recibir por parte de ellos.

 

 

 

Luis David Sierra Hernández

COLEGIO DE NUESTRA SEÑORA DEL BUEN CONSEJO

© 2017 - Todos los derechos reservados. Colegio de Nuestra Señora del Buen Consejo.

Calle 104 No. 17 - 22      PBX: 256 29 63     Móvil: (312) 585 29 80

 

Horario de Atención: Lunes a Viernes: 7:00 a.m. - 12:30 p.m.

Sitio diseñado por